El Verdadero Origen de la Navidad

      De entrada debemos tener claro que la Navidad no es para nada una fiesta de origen cristiano, no es mi interés el arruinarles las próximas fiestas pero es la verdad.

La teoría común es que El Verdadero Origen de la Navidad se remonta a las costumbres paganas de Babilonia desde el 2.600 A.C.

     Tiene sus raíces en la antigua Babilonia de Nimrod  y data de la época inmediatamente posterior al diluvio. Nimrod, (hijo de Cus, hijo de Cam, hijo de Noé. Ver: Génesis 10:1-10), fue el verdadero fundador del sistema babilónico, sistema de la competencia organizada, de imperios y gobiernos humanos, del sistema económico del lucro, el cual se ha apoderado del mundo desde entonces. Nimrod construyó la torre de Babel (Ver: Génesis 11:1-9), la Babilonia original, Nínive y muchas otras ciudades (Ver: Génesis 10:9-12). Organizó el primer reino de este mundo. El nombre Nimrod se deriva de la voz hebrea “marad”, que significa “rebelar”.

 El verdadero origen de la Navidad

      Hemos aprendido de escritores antiguos que fue este hombre quien comenzó la gran apostasía mundial organizada que ha dominado al mundo desde tiempos inmemoriales hasta el día de hoy. Nimrod era tan perverso que se dice se casó con su propia madre cuyo nombre era Semíramis. Muerto prematuramente, su llamada madre-esposa, Semíramis, propagó la perversa doctrina de la supervivencia de Nimrod como ser espiritual. Sostenía que de la noche a la mañana un gran árbol (típico siempre verde) surgió de una cepa muerta, lo cual simbolizaba el nacimiento de Nimrod a una nueva vida. Ella declaró que en cada aniversario de su natalicio Nimrod dejará regalos en el árbol. La fecha de su nacimiento era el 25 de diciembre. HE AQUÍ El Verdadero Origen de la Navidad y El Árbol de Navidad.

     Esto explica lo del árbol y la navidad en general pero… ¿y Santa?

 

     No podemos negar que la fecha de “navidad” es un verdadero caldo de cultivo para los comerciantes y el consumismo, pero todo detrás de una pantalla o envoltorio cristiano. Los mismos que pregonan la “navidad de Cristo” , exaltan y defienden al “omnisciente, omnipotente y omnipresente” SANTA CLAUS. El lo sabe todo, todo lo puede y está presente en todas partes, solo así se explica que conozca todo lo que hacen niños durante todo el año para, en base a su juicio, decidir quien debe o no recibir regalos (aunque en realidad los comerciantes no andan con escrúpulos para vender).

 

     El sacerdote católico Nicolás, obispo de Mira en tiempo del emperador Diocleciano (siglo IV)  entre todas sus prácticas religiosas acostumbraba en la «época de navidad» dar regalos y presentes a los niños. Al morir la iglesia lo llevó a los altares y pasó a ser San Nicolás o Santa Claus. Mas tarde, este San Nicolás adoptó el nombre de Papá Noel, de la raíz francesa que a su vez deriva del latín «natalis, natal». O sea, padre de la navidad.

     Este papa Noel trascendió hasta occidente y, ya en épocas contemporáneas fue introducido en diversas historias que hablaban de su origen relacionándolo con el polo norte con la participación de duendes y/o gnomos y renos que lo trasladan y ayudan en su tarea de repartir regalos por todo el mundo.

     En 1931 la empresa multinacional Coca-Cola tomó a este popular personaje y lo vistió con sus colores corporativos y es ahí donde se produce la explosión que lleva a la masica creencia en niños en este super ser.

¿Y DE LA FECHA?

     El 25 de Diciembre se celebraba en Roma una fiesta pagana llamada Los Saturnales en honor a Apolo (el dios Sol). Esta celebración fue adoptada luego por los seguidores de Mitra, en realidad no se debe a ninguna aparición de Dios alguno, sino a la mas elemental de las costumbres que aún vemos presente en tribús indígenas: celebrar acontecimientos que se dan en la naturaleza de manera cíclica atribuyéndoselas a una divinidad. De ese modo celebraban al Dios de la lluvia por la llegada de la estación lluviosa. En este caso, el 25 de Diciembre es escogido por el solsticio de invierno, así de simple.

 

     EL SOLSTICIO DE INVIERNO

     Si consultamos el calendario, observamos que, sin fallar un año, la noche de Navidad tiene lugar dos o tres días después del solsticio de invierno, la noche más larga del año, que marca el instante en que la Tierra se encuentra en el punto más alejado del Sol. Es el primer día del invierno, momento en que el Sol entra en Capricornio en el zodíaco y que anuncia simbólicamente el renacimiento del día, la resurrección del Sol, ya que es a partir de dicho instante cuando los días se irán alargando y las noches se irán acortando, hasta el equinoccio de primavera, cuando la luz triunfa frente a las tinieblas, y el día es más largo que la noche.

     El día del solsticio de invierno era una jornada de celebración en muchas civilizaciones antiguas de todo el mundo, en las que el culto al Sol tenía un papel predominante.

     De este modo, investigando El Verdadero Origen  de la Navidad, tenemos que por medio de la Coca-cola, celebrando fiestas de dioses antiguos que a su vez se deben a fenómenos naturales y escribiendo a un sacerdote muerto hace muchísimos años, pasamos la «navidad».

Jo,jo,jo.

 

5 comentarios

  1. Fernando Argeñal dice:

    Es algo que la mayoria de las personas no creerian pero es la verdad por eso hay que alabar a Dios y estar en sus caminos y no adorar idolos.

  2. Cuentos desde la Cripta. Primera Temporada - El Castillo del Terror dice:

    […] Y por toda la Casa: En la vispera de Navidad una mujer comete un asesinato. Al mismo tiempo, un loco vestido de Santa Claus llega a su casa, […]

  3. El verdadero origen de la Navidad | LaMansiondelTerror dice:

    […] El Verdadero Origen de la Navidad […]

  4. Vannia dice:

    No existe la navidad

    1. ulutuya dice:

      Todo lo que inventamos existe al crearlo psicológicamente, da lo mismo si es el amor, la navidad, dioses, ahora, que exista ese gran espíritu gordo, con los cachetes y la nariz roja como borracho volando por todo el mundo en pocas horas, eso sí que no creo que existe. Como tradición, pues, basta con que un pueblo la mantenga, se transmita de generación en generación y listo.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.