Ukio El Coleccionista de Ojos

Comparte esta historia....
Share on Facebook
Facebook
33Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

        Muchas personas hablan de los demonios como si fuesen espíritus que un 

buen día amanecieron con ganas de destripar o chupar sangre y ya.

     Los demonios, los más temibles, son creados por la maldad, cuando la maldad

rodea  todo, el escape también es la maldad. El Castillo del Terror les ilustrará un

poco al respecto con la historia del origen de Ukio, El Coleccionista de Ojos

Pasen, espectros visitantes y tomen lugar en El Castillo del Terror.

Ukio El Coleccionista de Ojos

Ukio El Coleccionista de Ojos

     Ukio era un joven de un caserío a las afueras de la provincia china de Kiangsu.

De un hogar pobre, Ukio tenía que caminar a través de un largo bosque para ir

y venir de la escuela todos los días. A la edad de 2 años, un accidente dejó a Ukio sin

un ojo, pero a pesar de esto, el niño continuó su vida sin contratiempos, hasta entrar 

a la primaria. Los niños empezaron a molestar a Ukio en cuanto se presentó y notaron

que le faltaba un ojo. Toda clase de apodos le hicieron la vida imposible al pobre

muchacho…

La tortura se mantuvo durante varios años.

Un día, su madre tuvo que salir al hospital y su padre trabajaba en el campo, así

que Ukio se llevó a su hermano menor al colegio. Le apenaba mucho que lo

humillaran delante de su hermanito pero aguantó todo y, en un pequeño puente

en medio del bosque, corrió como siempre porque justo ahí los otros chicos le lanzaban

piedras para hacerlo correr mientras lo llamaban “fenómeno”.

Pero ese día, justo cuando los chicos se fueron corriendo, Ukio resbaló y cayó con su

hermanito del puente. La mala suerte hizo que, por más que Ukio trató de protegerlo, 

su hermano menor pegó la cabeza en una piedra y lo vio tratando de hablarle, como 

pidiéndole auxilio para luego morir. Su lamento, como grito del demonio mismo,

se oyó en todo el bosque.

     Sabía que su hermanito ya estaba muerto pero trató desesperadamente de

animarlo, lloró, le daba agua, lo besó más de 100 veces en la frente y entonces, su ser

entero tomo una determinación oscura. Recordó que su madre siempre decía a su

padre que al pasar de madrugada o noche oscura por el puente no se detuviera, no

mirara atrás ni pronunciara palabra, porque en ese paso los demonios siempre

acechaban por un alma que les invocase.

       Así, tomó una piedra afilada y repitió muchas veces:

Demonios del puente, les ofrezco mi ojo sano a cambio de la vida de los chicos

Demonios del puente, les ofrezco mi ojo sano a cambio de la vida de los chicos

Demonios del puente, les ofrezco mi ojo sano a cambio de la vida de los chicos…

      Mientras decía esto, se golpeaba, duro, con la piedra el ojo sano, que en minutos

se transformó en una fuente de sangre. Notó que su hermanito abría los ojos y lo

miraba con una sonrisa extraña, más de adulto que de un niño y además, su

hermanito estaba muerto…

En ese momento apareció en el bosque, justo detrás de los chicos que lo molestaban y

que se quedaron tiesos en el bosque desde que escucharon su grito, en ese momento

decidieron correr, pero al voltear se toparon con Ukio.

Ukio El Coleccionista de Ojos.

     No supo como, solo sintió que podía correr, volar y hacer lo que fuese, se desplazó

sobre el suelo repleto de hojas secas apenas rozándolo con sus pies y tomó con una mano

por el cuello a uno de los chicos llevándolo hasta un tronco grueso y elevándolo 4

metros pegado del tronco, una vez ahí, con la otra mano, le sacó ambos ojos y los

guardó en el bolsillo. Luego, como acto reflejo, chupó toda la sangre que derramaba por

los vacíos orificios. Los otros chicos paralizados no pudieron correr. Ukio no tuvo

problemas en matar uno a uno, tomar sus ojos y beber su sangre. 

      Luego corrió al puente, para reunirse con su hermano, seguro de haberlo visto

volver a la vida, pero lo que encontró le mostró la realidad de su maldición:

Su hermanito estaba aferrado a su cuerpo inerte, las manitas de su hermanito estaban

sobre su ojo sano, ahora hueco, como si tratase de proteger su ojo de él mismo. Lo

último que trató de hacer su hermanito fue evitar que el hiciese el pacto demoniaco. 

Los demonios solo se burlaron de Ukio al  mostrar a su hermanito sonreir.

       Ukio quedó condenado a vagar por siempre en el bosque y los chicos que se

adentran en él tienen una muerte segura y dos ojos que sumar al botín de 

Ukio El Coleccionista de Ojos.

User Rating: 0.0 (0 votes)
Sending
Comparte esta historia....
Share on Facebook
Facebook
33Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin