Las Catacumbas de Paris

Comparte esta historia....
Share on Facebook
Facebook
16Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

       Las Catacumbas de Paris son una red de túneles que sirvieron como cementerio a miles de personas de distintas épocas. Se calcula que los restos de más de 6 millones de personas puedan estar enterrados en los más de 300 kilómetros de túneles.

 

Catacumbas de Paris

    Contrario a lo que puede pensarse, Las Catacumbas de Paris no fueron creadas para tan tenebroso destino, en un comienzo estos tuneles sirvieron como canteras de piedra caliza para construir gran parte de los monumentos y obras que hoy se pueden ver en Paris e incluso en localidades cercanas. Para esa época, este complejo de tuneles eran llamados “Las Canteras de Paris“.

 

     En 1786, para combatir las epidemias y enfermedades que asolaban a la población se decidió trasladar los cadáveres y huesos de distintos cementerios de la ciudad a las catacumbas.

 

Las Catacumbas de Paris

 

     De más de 300 kilómetros de galerias, apenas hay acceso legal a 1 kilómetro, pero a lo largo de Paris hay entradas secretas a las catacumbas lo que permite que pueda accederse desde las alcantarillas, el metro…

RITOS SATÁNICOS.

    

     Este tenebroso lugar ha servido para muchas cosas incluyendo ser usado como refugio para la resistencia francesa en la II Guerra Mundial pero luego, los mas que visitan de manera clandestina este lugar lo hacen para realizar ritos satánicos, misas negras que incluyen en ocasiones sacrificios humanos.

 

Paris y sus Catacumbas

     Muchos visitantes aseguran haber escuchado voces extrañas y misteriosas y, aunque no puede determinarse si son bromistas que han entrado de manera ilegal, grupos de humanos haciendo ritos o seres fantasmales, la verdad es que las misas negras si se realizan con bastante frecuencia en el lugar, de hecho, esa fue la principal causa por la que se prohibió el libre acceso a las catacumbas. La facilidad para las sectas satánicas de realizar sus rituales demoníacos, matar seres humanos y no dejar rastros en este complejo de tuneles tan extenso sigue alimentando el uso para las artes ocultas de sus espacios. Además de ello, se dice que ciertas sociedades secretas también los usan para sus reuniones y algunas actividades secretas.

      Cuentan que en 1961, un grupo de amigos entraron a Las Catacumbas de Paris como si de una aventura se tratase. Todos en fila, cada uno portaba una antorcha cuando, en cierto momento, repentinamente un susurro de viento las apagó. Aterrorizados, todos recordaron que una leyenda parisina decía que en la oscuridad los túneles cambiaban sólos de posición, y ante ese recuerdo, se creyeron perdidos para siempre.

     Sólo Henry, uno de ellos, mantuvo la calma, logró encender la antorcha y tomó la mano de quien a su espalda estaba y éste al de detrás y así sucesivamente, reemprendieron la marcha. Al fin, vio la luz de la salida al fondo y medio en penumbras, ya aclarados por la pequeña luz que entraba por aquella boca de la salida de Las Catacumbas de Paris, se volvió. Su rostro se contrajo cuando se dio cuenta que cogido de su mano sólo una tenue sombra lo miraba, pero de sus amigos no había ni rastro. Henry salió como pudo de aquellos túneles, pero de sus cinco amigos jamás volvió a saberse.

 

Como para darle una visita ¿no te parece?

 

User Rating: 4.7 (3 votes)
Sending
Comparte esta historia....
Share on Facebook
Facebook
16Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin