Se que Estás Despierto-Relato de Terror

Comparte esta historia....
Share on Facebook
Facebook
13Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

         En un pequeño pueblo de esos que tienen menos de 1000 habitantes y todos se conocen, un niño de 10 años veía la tele. Para esa noche se esperaba una fuerte tormenta en el pueblo pero el chiquillo, ajeno a esto, veía sus programas preferidos que como cosa extraña eran de forenses, asesinos en serie…

Se que Estás Despierto-Relato de Terror

Se que Estás Despierto-Relato de Terror

      La madre del chico entró en su cuarto y le pidió apagar la tele en breve, ya era hora de dormir. El muchacho la apagó de inmediato y se echó a dormir. Pasaron 2, 3, 4 horas, no es fácil saberlo con exactitud, pero el chico se despertó y todo seguía oscuro, trató de dormir pero la tormenta no se lo permitía, el ruido de la lluvia sobre el tejado y el viento silbando de manera agresiva lo mantenían en vilo.

      En ese estado, el chico escuchó unos pasos por el pasillo y se asustó, los pasos parecían dirigirse a su cuarto pero al final se desviaron a la puerta del cuarto de sus padres o eso pensó, puesto que escuchó la puerta del cuarto de sus padres abrirse. Pensó que su papá o mamá quizás salieron a hacer algo en la casa, aunque no escuchó abrirse la puerta antes de los pasos. En ese momento sintió unos sonidos extraños en el cuarto de sus padres. Como si le diesen golpes muy fuertes a su cama y escuchó algo caer, algo pesado en el cuarto de sus padres ¡!

      Muy asustado pero preocupado por sus padres, el muchacho no aguantó un minuto y salió a ver que ocurría, todo estaba oscuro y no quiso encender la luz, apenas salió de su cuarto tropezó con algo en el piso, algo pesado, pero no quiso ni mirarlo, lo que hizo fue entrar de nuevo al cuarto rápido, pensando en el ruido que había hecho. 

Se que Estás Despierto

Se que Estás Despierto-Relato de Terror

       Entró al cuarto y no cerró la puerta para no hacer más ruido, la dejó casi cerrada y corriendo se trepó a su cama y se arropó con fuerza. No pasaron 30 segundos cuando escucho y miró algo que no quería: Su puerta se abrió con violencia y por la claridad de su manta miró un sujeto alto que entraba arrastrando dos sacos ensangrentados. No podía pensar en claro, el terror le hacía temblar, cerró los ojos con intención de dormirse pensando que si el sujeto lo creía dormido le dejaría vivir pero en ese momento aprendió que, por más que lo deseemos, no podemos dormirnos justo en momentos de miedo intenso.

     Luego de unos segundos que transcurrieron como meses enteros, sintió un golpecito a su lado. Al parecer el sujeto se había sentado en su mesita de noche. Pasaron muchos minutos más largos que los anteriores y alcanzó en un momento a divisar por la claridad de la sábana el reloj que estaba en la pared de su cuarto, un reloj digital de los que alumbran en la noche y supo que en pocos minutos aclararía y sus padres seguramente vendrían a echar al intruso. Pero antes de amanecer, escuchó que el hombre se levantó y escuchó como rasgaba o golpeaba la pared y en unos minutos se marchó.

     Pasó un rato antes que el chico se decidiera a levantarse, el hombre se había marchado de la casa, lo sintió cerrar la puerta con fuerza, pero el miedo lo retenía en su cama, bajo las sábanas. Cuando por fin puedo levantarse, tiró la sábana a un lado y lo que miró en la pared lo dejó helado:

  En la pared, el hombre había escrito con sangre:

“Se que Estás Despierto”

      

 

Se que Estás Despierto-Relato de Terror

 

 

User Rating: 1.5 (2 votes)
Sending
Comparte esta historia....
Share on Facebook
Facebook
13Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin