Harold Shipman El Doctor Muerte

Comparte esta historia....
Share on Facebook
Facebook
3Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Harold Shipman El Doctor Muerte

      Uno de los peores asesinos en serie de la historia moderna, Harold Frederick “Fred” Shipman fue un médico británico acusado de matar a 218 de sus pacientes, aunque solo se le comprobaron materialmente 15 de estos crimenes.

Harold Shipman El Doctor Muerte

     Un rostro bonachón y un parecido a papá pitufo escondían a uno de los asesinos en serie más terribles de la historia,su “instrumento” médico favorito era la morfina; la usaba para matar a sus víctimas y de vez en cuando se la inyectaba.

     Los asesinatos de Harold Shipam El Doctor Muerte fueron de tal calibre, que muchas de las legislaciones británicas sobre cuidado médico y medicina fueron modificadas como resultado indirecto y directo de sus crímenes.

 

Harold Shipman El Doctor Muerte 

       El único incidente en cuanto a su profesión previo al conocimiento de sus asesinatos ocurrió en 1976, cuando fue suspendida su licencia de médico por un año acusado de falsificar recetas, sin embargo, un año después estaba ejerciendo. Pero un año antes de esta medida, Harold Shipman El Doctor Muerte empezaba su carrera de asesino con Eva Lyons, a quien asesinó en su consulta de Tordmoden. Decidió ampliar su empresa y abrió un consultorio en Hyde, donde siguió asesinando una víctima tras otra.

     Cuando la madre de Harold Shipman El Doctor Muerte,  enfermó de cáncer de pulmón, este sufrió viéndola reducirse a un saco de huesos que apenas escapaba del dolor con la sustancia que, desde el momento de su muerte lo acompañaría en sus “aventuras”: La Morfina.

¿Sinceridad o frialdad?

Harold Shipman El Doctor Muerte

     

      Una de las cosas que más gustaba a los pacientes de Harold Shipman El Doctor  Muerte era su sinceridad al diagnosticar a un paciente. Stephen Dickson  cuenta que el 28 de Febrero de 1970 lo llamó para preguntarle por la salud de su suegro con cáncer y Harold Shipman muy sinceramente le respondió: “Yo no le compraría un huevo de pascua”.  Desde luego, Stephen Dickson no se imaginaba que donde el percibía sinceridad habia una perversa y oculta frialdad.

Harold Shipman El Doctor Muerte 

        Arranca una impecable carrera de asesino.

Consultorio de Harold Shipman El Doctor Muerte

        Fue en este consultorio en Hyde donde la carrera del Doctor Muerte despegó definitivamente, como médico de familia, en este consultorio atendió a más de 3000 pacientes, algunos por supuesto, quedaron en el sueño eterno.

     Durante esa etapa asesinó de forma sistemática a lo largo de cinco años y pico, siempre inyectando altas dosis de morfina a pacientes indefensos de edad avanzada que en su mayoría eran mujeres que pasaban los 75 años y que solían fallecer de tarde y en general sin gente alrededor. Para pasar desapercibido Shipman elaboraba un acta de defunción en la que afirmaba que el paciente había muerto por “causas naturales”. Estas actas eran enviadas a un médico que en teoría debía de confirmar el diagnóstico de defunción, pero que en la práctica se limitaba a confirmar los certificados fiándose de sus colegas y dejándose llevar por su comodidad.  Así, Shipman aprovechaba esta situación y apuraba a los familiares de sus víctimas para que mandasen a incinerar (la llamada “cremación”) los cadáveres de sus inocentes.

Harold Shipman El Doctor Muerte 

 

     “Mi madre tenía fe total en él y eso es lo más doloroso para mí: puedo verla sonriéndole mientras él le ponía aquella inyección letal; ella creía que era para curarla”, dijo Chris Bird, directivo del Manchester City, cuya madre, Violet Bird de sesenta años, murió en 1993 por una inyección de morfina que le inyectó Shipman, quien en 1997 habría de llegar a la cúspide de su carrera criminal con 37 asesinatos cometidos a lo largo de ese nefasto año.

harold-sheepman-kathleen-grundy

“font-size: 12pt; font-family: ‘Times New Roman’,’serif’; #####”>Lo atraparon porque Angela Woodruff, hija de una de sus pacientes fallecidas, se dio cuenta de que el porcentaje de muertes entre los pacientes de Shipman era alarmantemente alto. Además, la mujer descubrió que Shipman había falsificado el testamento de su madre, Kathleen Grundy, de 81 años, ex alcaldesa de Hyde, con el fin de apropiarse de su fortuna, valorada en 600.000 euros. Conocía a la víctima desde hacía veinte años y habían trabajado juntos.

Harold Shipman falsifició el testamento en una máquina de escribir,

supuestamente escrito por Kathleen Grundy, su hija no dudó un segundo: ” Su madre no tenía ni usaba máquina de escribir”.

 

Harold Shipman El Doctor Muerte 

     “font-size: 12pt; line-height: 115%; font-family: ‘Times New Roman’,’serif’;”>En marzo de 1998, una colaboradora del doctor, la doctora Lynda Reynolds, también empezó a sospechar de las numerosas muertes entre las pacientes femeninas del doctor. Todas eran mayores, vivían solas y habían muerto poco después de una visita a domicilio de Harold. Recurrió a un médico forense que informó a la policía pidiendo discreción. La autopsia de Grundy reveló que había muerto de una sobredosis de morfina. Cuando le interrogaron, Shipman esgrimió el historial médico de la paciente, donde aseguraba que podía estar consumiendo drogas. La policía logró demostrar que muchas de las anotaciones de ese historial habían sido realizadas el mismo día de la muerte de Grundy.

 

     En el año 2000, Harold Shipman El Doctor Muerte fue condenado a 15 cadenas perpetuas consecutivas por los asesinatos de 15 de sus pacientes.    

“font-size: 12pt; line-height: 115%; font-family: ‘Times New Roman’,’serif’; color: #ffffff;”>Se suicidó en 2004 si haber revelado nada de sus motivos ni mostrar síntomas de arrepentimiento. Su esposa siempre defendió que era inocente.

   

User Rating: 0.0 (0 votes)
Sending
Comparte esta historia....
Share on Facebook
Facebook
3Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin